En esta ocasión nos encontramos con un bonito piso de dos habitaciones en Getxo.
Nuestra clienta quería conseguir que su primera vivienda fuese un hogar.
Uno de nuestros fuertes es saber escuchar al cliente, saber cuáles son sus necesidades y adaptarnos al espacio.